Thomas Sankara: un líder africano con un mensaje para Europa

Internacional, Noticias

De Nick Dearden, de Jubilee Debt Campaign UK. Publicado en inglés en Red Pepper Octubre 2012

15 de octubre se cumple el 25º aniversario del asesinato de un héroe de la liberación africana. Tenemos que recordarlo, para desafiar la visión dominante de la impotencia de África y combatir nuestra propia crisis de deuda en Europa.
El 15 de octubre de 1987 una revolución llegó a su abrupto y sangriento final con el asesinato de Thomas Sankara, presidente del nuevo estado nombrado Burkina Faso. En los años siguientes al asesinato de Sankara, por su otrora amigo de confianza Blaise Compaoré que dirige Burkina Faso hasta hoy, su revolución fue revocada y el país se convirtió en otro feudo en África del Fondo Monetario Internacional. Pero por un breve periodo de 4 años, Burkina Faso brillaba, un buen ejemplo de lo que puede lograrse incluso en uno de los países más empobrecidos del mundo.

Sankara fue un joven oficial del ejército del Alto Volta, una ex colonia francesa que se gestionaba como una fuente de mano de obra barata para la vecina Costa de Marfil en beneficio de una pequeña clase gobernante y sus patrocinadores en París. Como estudiante en Madagascar, Sankara se había radicalizado por las oleadas de manifestaciones y huelgas que tengan lugar allí. En 1981, fue nombrado miembro del gobierno militar en el Alto Volta, pero su abierto apoyo a la liberación de la gente común en su país y fuera de éste, finalmente le llevó a su detención. En agosto de 1983, un golpe de estado liderado por su amigo Blaise Compaoré, lo llevó al poder a la edad de sólo 33 años.

Sankara vio a su gobierno como parte de un proceso más amplio de la liberación de su pueblo. Inmediatamente llamó a movilizarse y a crear Comités de Defensa de la Revolución. Estos comités se convirtieron en la piedra angular de la participación popular en el poder. Los partidos políticos, por otro lado, fueron abolidos, vistos por Sankara como representantes de las fuerzas del antiguo régimen. En 1984, Sankara cambió el nombre del país al de Burkina Faso (tierra de gente íntegra).

Sankara purgó la corrupción del gobierno, reduciendo los sueldos ministeriales y la adopción de un enfoque de vida más sencillo. El periodista Paula Akugizibwe dice “Sankara iba en bicicleta a trabajar antes de que actualizara su medio de transporte, ante la insistencia de su gabinete, a un Renault 5 – uno de los coches más baratos disponibles en Burkina Faso en el momento. Vivía en una pequeña casa de ladrillo y sólo llevaba algodón que hubiese sido producido, tejido y cosido en Burkina Faso”.

De hecho, la adopción de ropa y alimentos locales locales fue fundamental para la estrategia económica de Sankara para romper la dominación de Occidente sobre el país. Él dijo la famosa frase:

“¿Dónde está el imperialismo? Mira tus platos al comer. Estos granos importados de arroz, maíz y mijo – estos son el imperialismo “.

Su solución fue producir alimentos – “Vamos a consumir sólo lo que nosotros mismos controlamos!” Los resultados fueron increíbles: la auto-suficiencia en 4 años. El ex Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, Jean Ziegler, afirma que una combinación de la distribución masiva de tierras, fertilizantes y riego supuso un boom de la productividad agrícola, “el hambre fue cosa del pasado”.

Aumentos similares se hicieron en salud, con la inmunización de millones de niños, y la educación en un país que había tenido más de un 90% de analfabetismo. La infraestructura básica fue construida para conectar el país. Los recursos fueron nacionalizados, la industria local recibió apoyo. Millones de árboles fueron plantados en un intento de detener la desertificación. Todo esto implicó una gran movilización de personas de Burkina Faso, que comenzaron a construir su país con sus propias manos, algo que Sankara consideraba esencial.

Ha habido pocos dirigentes revolucionarios que hayan puesto tanto énfasis de la liberación de la mujer como Sankara. Vio la emancipación de la mujer como vital para romper el control del sistema feudal que mantenía en el país. Esto incluyó la contratación de mujeres en todas las profesiones, incluidos los militares y el gobierno. Esto suponía poner fin a la presión sobre las mujeres para contraer matrimonio. Y eso significaba la participación de las mujeres en el centro de la movilización popular revolucionaria. “No hablamos de la emancipación de la mujer como un acto de caridad o de una oleada de compasión humana. Es una necesidad básica para la revolución, sin ellas la revolución no podrá triunfar.” Él vio la lucha de las mujeres de Burkina Faso como “parte de la lucha mundial de las mujeres”.

Sankara fue más que un líder visionario nacional – tal vez de mayor interés para nosotros hoy es la forma en que utiliza las conferencias internacionales como las plataformas para exigir a los líderes levantarse contra las injusticias estructurales profundos que enfrentan los países como Burkina Faso. A mediados de 1980, eso significaba hablar sobre la cuestión de la deuda.

Sankara utilizó una conferencia de la Organización de la Unidad Africana en 1987 para persuadir a otros líderes africanos para repudiar sus deudas. Le dijo a los delegados: “La deuda es una reconquista de África sabiamente utilizada .. Se trata de una reconquista que convierte cada uno de nosotros en un esclavo financiero.” Viendo a estos mismos líderes se arrodillarse uno a uno frente a los gobiernos occidentales para conseguir una ligera reestructuración de su deuda, instó a una acción pública común, que liberaría a toda África a partir de la dominación. “Si sólo Burkina Faso se negara a pagar la deuda, yo no estaré en la próxima conferencia.” Desafortunadamente, no estuvo.

Por supuesto no todo lo que Sankara intentó acabó funcionando. Lo más polémico fue su respuesta a una huelga de maestros, cuando despidió a miles de maestros, sustituyéndolos con un ejército de maestros de ciudadanos que a menudo eran totalmente subcalificados. El sistema de tribunales revolucionarios de Sankara fueron abusados por aquellos con agravios personales. Él prohibió los sindicatos, así como los partidos políticos.

Algunas de estas medidas, junto con la transformación social vertiginosa, crearon espacios para sus enemigos. Sankara fue asesinado en un golpe de Estado llevado a cabo por Blaise Compaoré. Parece claro que hubo apoyo del extranjero, incluido el presidente Félix Houphouët-Boigny de Costa de Marfil, títere del gobierno francés. La revolución de Sankara fue revertida por su socio de una vez, y Burkina Faso se convirtió en otro país africano cuya economía se volvió a ser sinónimo de pobreza y desamparo.

Hoy Sankara no es muy conocido fuera de África – su carácter y las ideas simplemente no encajan con la noción de África que se ha construido en Occidente en los últimos 30 años. Sería difícil encontrar un líder menos corrupto y egoísta que Thomas Sankara en cualquier parte del mundo. Pero tampoco encaja Sankara en la imagen que a las ONG les gusta dibujar de los “pobres merecedores de ayuda” en África. Sankara fue claro sobre el papel de la ayuda occidental, igual de claro sobre el papel de la deuda en el control de África:

“La raíz de la enfermedad es política El tratamiento sólo puede ser político. Por supuesto, animamos a la ayuda que nos ayuda en la eliminación de la ayuda. Pero en general, las políticas de bienestar y ayuda sólo han acabado desorganizándonos, subyugandonos, y robándonos de un sentido de la responsabilidad de nuestros propios asuntos económicos, políticos y culturales. Decidimos arriesgar nuevos caminos para lograr un mayor bienestar “.

La mejora en las vidas de las personas de Burkina Faso como resultado de las políticas de Sankara fue asombrosa, pero él no se sorprendería al saber que estas políticas han sido sistemáticamente socavadas por los gobiernos occidentales y los organismos que dicen querer exactamente estas mismas mejoras.

Tal vez hoy, las palabras de Sankara son más relevantes para nuestra propia crisis en Europa. Aquellos que se hacen eco de estas palabras en Grecia, Portugal, España e Irlanda han oído hablar poco de él:

“Lo que nos condujo a la deuda fueron los juegos de azar, como si estuvieran en un casino … se habla de una crisis. No. Ellos jugaban. Perdieron … No podemos pagar la deuda porque no tenemos nada que pagar. No podemos pagar la deuda porque no es nuestra responsabilidad “.

Thomas Sankara tenía una gran fe en la gente – no sólo en el pueblo de Burkina Faso o en de África, sino en la gente de todo el mundo. Creía que el cambio debe ser creativo, inconformista – en realidad contiene “un cierto grado de locura”. Creía que el cambio radical sólo vendría cuando la gente estubiese convencida y activa, no pasiva ni vencida. Y él creía que la solución es política – no de caridad. Seguramente Sankara nunca ha sido más relevante en nuestra búsqueda de la justicia en Europa y el mundo.

Share

One thought on “Thomas Sankara: un líder africano con un mensaje para Europa

Comments are closed.