Entender la deuda en 10 minutos

¿Crisis Coyuntural o estafa permanente?

Con la excusa de la crisis, el discurso oficial de políticos y medios de comunicación masivos nos impone como única solución recortar cada vez más los presupuestos destinados a los servicios públicos y derechos sociales: salud, educación, vivienda, un trabajo digno, medio ambiente y un largo etc. Según el Gobierno, este plan de austeridad responde al alto nivel de endeudamiento público. Nos ocultan que, al comienzo de la crisis, el grueso del endeudamiento se debía, principalmente, a la deuda privada de las empresas y de la banca.

Deuda de la economía española por sectores 2012 (millones de euros)

  • Banca (1.231.924)
  • Hogares (903.236)
  • Deuda Pública (1.174.227)
  • Empresas (1.857.271)

¿Cuál es la verdad que esconde la deuda?

En nombre de la Deuda se están aplicando políticas de austeridad basadas en continuos recortes sociales que no son más que la excusa para traspasar fondos públicos a manos privadas. O sea, un desfalco de recursos públicos. De esto se benefician, entre otros, las grandes multinacionales que desean hacerse con el jugoso pastel de la privatización de los servicios públicos y de las pensiones. Además, la deuda en sí misma es un negocio. Múltiples agentes financieros se enriquecen con la compra de la emisión de deuda pública. Los bancos nacionales reciben prestados millones de € del BCE a un 1 % de interés. Con ellos, sanean sus cuentas… y compran deuda pública, que les rentará una media del 5%. Los préstamos vivos concedidos por el BCE (a 31 -XII-201 2) asecendían a 357.293 millones de euros. Por no hablar de las subastas extrajudiciales de pisos, no dación en hipoteca, bonos preferentes, CDS, etc

En nombre de la Deuda se están aplicando políticas de austeridad basadas en continuos recortes sociales que no son más que la excusa para traspasar fondos públicos a manos privadas.

¿Tenemos que pagar todos lo que crearon unos pocos?

De hecho, ya lo estamos haciendo. La deuda pública está aumentando a pasos agigantados, a pesar de los recortes en servicios públicos. Entre 2008 y finales de 2012 la deuda pública ha aumentando más de 560.000 millones de euros, un crecimiento de un 55% en relación al PIB. La deuda pública aumenta por varios motivos fundamentales: Por un lado, la crisis ha conllevado mayores gastos a causa de las prestaciones sociales y por desempleo, ayudas a sectores supuestamente estratégicos como el automovilístico, (aunque, ¿quién decide qué es lo estratégico?) y, sobre todo, del gasto derivado de los intereses de la deuda y de su refinanciación. El gasto por el pago de los intereses de la deuda pública pasará de 14.538 millones de euros en 2007 a más de 38.000 millones de euros en 2013. Por otro lado, los ingresos han disminuido ya que el Estado ha dejado de recibir impuestos de todas las personas en paro y de las pequeñas y medianas empresas que se han visto obligadas a cerrar. Pero la mayor parte del aumento de la deuda pública se debe a que quienes se enriquecieron con el auge de la burbuja inmobiliaria continúan “saliéndose con la suya”, sin asumir los riesgos de las inversiones especulativas que habían realizado. No han dejado de cobrar la deuda de las familias, asfixiadas por la hipoteca, que habían invertido en su primera vivienda. Sin embargo, se benefician del dinero público destinado al rescate a la banca: una pequeña parte de esas ayudas han sido directas, en forma de capital (87.357 millones de euros) mientras que el resto (1 ,33 billones de euros) son medidas para paliar la falta de liquidez del sistema bancario (préstamos, adquisición de activos tóxicos, garantías y avales). Estos mecanismos no solucionarán los problemas de solvencia de un sistema bancario absolutamente insostenible. El rescate a la banca ha precisado en total de 1,42 billones de euros de ayudas públicas hasta diciembre de 201 2.
¿Por qué no asumen los costos de la crisis quienes se beneficiaron de la especulación?

El gasto por el pago de los intereses de la deuda pública pasó de 14.538 millones de euros en 2007 a más de 38.000 millones de euros en 2013.

Cómo se ha convertido la deuda privada en pública

Las maneras en las que la deuda privada se transforma en deuda pública han sido totalmente anti-democráticas. Como ya hemos mencionado, se traspasan las pérdidas de los especuladores. Además, en agosto de 201 1 se llevó a cabo una reforma sin referéndum de la Constitución que expone en su artículo 1 35.3: “Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta”. Esta reforma supone que el pago de la deuda pública tendrá prioridad absoluta sobre el resto de los gastos públicos, como la sanidad y la educación. El rescate de la UE a la banca, que tampoco fue consultado a la ciudadanía, implica una serie de condiciones que el Estado debe cumplir, como reducir el déficit por debajo del 3% del PIB, adecuar la edad de jubilación “a la esperanza de vida”, acabar con los convenios colectivos… Sin duda nos esperan más recortes sociales hacer frente al pago de la deuda.